XXIII

Parece que la felicidad
se consume con el tiempo.
Parece que el amor
se escapa con el viento.
Parece que la ilusión
se reserva a la infancia.
Parece que el sentimiento
se acaba con la distancia.
Parece que los recuerdos
no caben en la memoria.
Parece que algunos momentos
son, tan sólo historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s