IX

Disimulando contemplo tus ojos marrones
tan oscuros, tan repletos de vida y emociones.
Simple es tu mirada distraída, y me cautiva.
¡Cuán soñadora, vibrante y llena de energía!
 
Te ofrezco una mirada, tímida y expectativa.
Pero tan sólo se me concede una evasiva.
¡Qué daría yo por llenar el brillo de tus ojos
y ser la causa de tu locura y tus enojos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s