XXVI

montaña

Vuelve un aire del pasado
que perfuma este jardín,
y mece suave los arbustos…

Algo de seguridad, de calma
se propaga por hostil montaña,
las risas crueles, humillantes,
los dedos que apuntan, las miradas…
¿Son tus manos envolventes?

Dónde estás,
dónde olor,
vuelve.

Un amigo al que quería,
un tiempo en el que reía,
algo que poseíamos,
o sólo era juventud.

Ay, aliento de una vida
que se pierde en una ráfaga,
has traído en una caja
un dulce de senectud.

2 comentarios

  1. Me ha gustado mucho. Te invito a visitar mi blog de poesía franliacaro.wordpress.com

    Me gusta

    1. Muchas gracias. ¡Lo visitaré!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s