V

Hermana, ¿eres tú la que me llama?
¿Eres tú la que al fin pides mi ayuda?
Te me apareces como un fantasma
maldito y triste en mis pesadillas,
como un presagio de un futuro horrible
grabado a fuego entre mis costillas.
¿Por qué no vienes conmigo?
Deja atrás tu atormentada vida.
Espero ansiosa a que correspondas
el abrazo tierno de una niña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s