Tag Archives: Dios

XXXVI

¿Soy yo? ¿Soy tanto, como para ser
toda una persona entera, yo sola?
¡Qué espanto! ¿Quién fue el que pudo creer
que podría cargar conmigo misma?

Y estos ojos, estas manos y boca,
¿son míos? ¿Me pertenecen a mí?
¡Qué locura! ¿Quién me pudo querer
así que me dio alma para entender?

Tú me has creado como ser humano,
Me asusta esta responsabilidad
y me olvido; ¡cuánto me queda Padre
para oírte decir: “¡Te has entregado!”

No dejes

No dejes que olvide
que Tú nunca me olvidarás
ni dejarás de amarme.
No dejes que me rinda
cuando el peso de mis pecados
no me deje levantarme.
No dejes que piense,
aunque todo me vaya bien,
que yo sola puedo bastarme.
No dejes que te ofenda.
Acógeme en tu pecho amigo
donde nada me detenga.
Sé Tú mi camino
y sé Tú toda mi fuerza.
¡Invade este corazón,
Bondad infinita, perfecta!

XXXVIII

Esperar en ti,
ésta es mi ocupación.
Mientras tanto: como,
trabajo, duermo, viajo,
y hago de tripas corazón.
Te espero, en ti,
porque aunque no te veo
te intuyo, te palpo, te rezo,
y sé que habitas algo
dentro de mí.
Esperar en ti,
en esto consiste mi vida.
En irte descubriendo
y adivinando y abriendo
en una espiral infinita.
Te espero, por fin,
porque hay algo –frenesí ciego-
que hacia ti me tira.

XXXVII

Como un pescador, te espero en la barca.
Como seca la tierra espera un monzón.
Sentada en la roca y viva en el viento.
Pregunto por ellos, pregunto por Dios.

Te busco, fría y sola, con las manos,
como a la vela vieja en un apagón.
Y sudo soledad, noche y miedo.
Y lucho por no decir no.

Mis versos tan pronto salen huyendo,
tan pronto se eternizan en dulce rumor.
Es el rumor de que Tú eres cierto, y de que
no sé qué ni quién soy yo.

pescador