Tag Archives: existencial

XXXVI

¿Soy yo? ¿Soy tanto, como para ser
toda una persona entera, yo sola?
¡Qué espanto! ¿Quién fue el que pudo creer
que podría cargar conmigo misma?

Y estos ojos, estas manos y boca,
¿son míos? ¿Me pertenecen a mí?
¡Qué locura! ¿Quién me pudo querer
así que me dio alma para entender?

Tú me has creado como ser humano,
Me asusta esta responsabilidad
y me olvido; ¡cuánto me queda Padre
para oírte decir: “¡Te has entregado!”

XXV

Porque soy consciente
de que estoy sola.
Porque sé, por dentro,
que no podré volver a amar.
Porque ya no soy ingenua o tonta.
Porque la inocencia no se puede recuperar.
Porque la felicidad es algo
que busco y deseo, pero no poseo.
Porque ya no creo lo que era verdad.
Porque ya no vivo, sólo sueño.
Y ésa imagen del espejo
no me sabe engañar más.

Porque no utilizo mi libertad
y nunca hago lo que quiero.
Hace tiempo que no juego
-no me fío de los demás-.
Porque ya no escribo, si acaso duermo.
Por pasatiempo tengo ver las horas pasar.
Porque no le encuentro sentido al tiempo
y sólo sé rememorar.
Porque ya no miro al cielo ni pregunto ¿qué será?
Porque dicen que estoy sola
y sola voy a acabar.
Porque estoy sentada, y sólo espero.
Espero sólo a que me lleve el mar.

sea1

XXXVIII

Esperar en ti,
ésta es mi ocupación.
Mientras tanto: como,
trabajo, duermo, viajo,
y hago de tripas corazón.
Te espero, en ti,
porque aunque no te veo
te intuyo, te palpo, te rezo,
y sé que habitas algo
dentro de mí.
Esperar en ti,
en esto consiste mi vida.
En irte descubriendo
y adivinando y abriendo
en una espiral infinita.
Te espero, por fin,
porque hay algo –frenesí ciego-
que hacia ti me tira.

XXXVII

Como un pescador, te espero en la barca.
Como seca la tierra espera un monzón.
Sentada en la roca y viva en el viento.
Pregunto por ellos, pregunto por Dios.

Te busco, fría y sola, con las manos,
como a la vela vieja en un apagón.
Y sudo soledad, noche y miedo.
Y lucho por no decir no.

Mis versos tan pronto salen huyendo,
tan pronto se eternizan en dulce rumor.
Es el rumor de que Tú eres cierto, y de que
no sé qué ni quién soy yo.

pescador